«Noé» La épica biblica

«Noé» La épica biblica

Rating: ★★★★☆ 

 

En la filmografía de Darren Aronofsky ( Cisne Negro 2010, El luchador 2008, Requiem por un sueño 2000, Pi, fe en el caos 1998 ) hay una película con la que se puede contrastar Noé: La infravalorada La Fuente, 2006. En ella, Arnofsky nos hacía reflexionar sobre temas metafísicos, que algunos osados llaman filosofía «new age» (termino que ha tenido su «momento» a principio de este siglo y mitad del anterior) pero que realmente se trata de «nuevos movimiento espirituales».

Sin ir más lejos, recuerdo que un profesor dijo una vez: «Yo soy ateo pero creo en el espíritu«. Creer en algo intangible conlleva que sea una creencia emocional y que, generalmente, no lleve a fundamentalísimo, ni a radicalismo. En caso contrario, se podría hablar de traumas intrínsecos en el subconsciente y más habladurías freudianas. Creer en el espíritu, conllevaría al respeto de la vida y en su suma, de la muerte. Creer en la vida y en la muerte. Creer en el amor o en el miedo, temas de La Fuente, que se vuelven a repetir en Noé.

noah

 

Russell Crowe interpreta al hombre elegido por «El creador» para llevar a cabo una misión trascendental. El resultado es el primer retrato cinematográfico de Noé como un hombre imperfecto cuya sobrecogedora tarea se enfrenta contra lo peor de la humanidad, a la vez que reafirma nuestra fe en lo mejor de ella.

Aquí, Darren Aronofsky y Ari Handel, ambos creadores del libreto en el que se basa la obra, parten de la historia bíblica del Génesis, ( la cual ha obsesionado al primero desde su infancia ) para relatarnos la historia de cómo Noé debe luchar contra el miedo de una sociedad sometida y egoísta, ante la advertencia de «El creador» de una pronta aniquilación de la raza humana. La raza creada a la imagen y semejanza del todopoderoso ha errado en la comprensión de su propia condición y no encontrará perdón ante el juicio.

Noé, en su monólogo interior sobre lo que es justo y lo que no lo es, achaca su tarea de carpintero y salvador de toda especie animal (los únicos que deben ser salvados) con unos ayudantes muy peculiares; omitiré esta información a favor del «factor sorpresa» para el espectador. En su ardua tarea convivirán varios conflictos, por un lado los internos, la propia familia, en donde un hijo que duda sobre su fe, cuestionando los actos de «El creador» y, una hija adoptada, que se cuestiona el valor de la vida. Su mujer, exquisitamente interpretada por Jennifer Connelly, se convierte en el pilar en el que de apoyo principal para Noé y en una figura casi tan poderosa como la de su pareja.

video-undefined-196A7F3B00000578-247_636x358

 

Por otro lado, los externos la sociedad que ante su inminente aniquilación, se prepara para la lucha por entrar en esa Arca que solo debe llevar la bondad y el amor. Con este escenario Darren Aronofsky construye una épica bíblica (con ecos de una épica que se podrían comparar, de forma vaga y puntual, con el «estilo» de Peter Jackson) que se configura como una fábula cinematográfica.

Russell Crowe as Noah

 

Se sigue respirando La fuente en Noé, invitando a pensar sobre la condición humana actual y sobre su esencia, más allá de creencias religiosas. Pero en este caso, no usa una narrativa tan compleja como la de su obra anterior, sino que, en este caso, utiliza un lenguaje más clásico, ya que, la historia como relato bíblico, debe tener ese lenguaje. Aun así, Darren Aronofsky es una persona que comprende y ama el cine, y, como hemos visto en su obra, es un artista que maneja el lenguaje visual de forma contemporánea, veremos este ejemplo en la escena de la «llamada». También resaltar el cuidado sonoro. La armonía de la composición de Clint Mansell, nos envuelve en el misticismo de «El creador» resaltando sus actos como épicas sonoras en contraste con un minimalismo emocional que hace relucir esta obra fílmica.

Screen_Shot_2013-11-14_at_12.25.01_PM_large_verge_medium_landscape

 

La piedra en el zapato, desgraciadamente se puede salir con ella, está en el último acto, en donde los conflictos internos están sobre la mesa, y la forma de resolverlos puede llevar a pensar en un melodrama poco elaborado.

Lejos de ser una película panfletaria para reclutar devotos Noé, respeta el relato bíblico, adaptando a este nuevo milenio, donde ya las creencias fundamentalistas no disfrutan de una gran aceptación, donde la mujer y el hombre conviven como iguales, donde se asume este fragmento del Génesis como un recordatorio, casi panteísta (Dios como naturaleza y energía), de la esencia humana y de cómo ésta, está desapareciendo.

 

 

 

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.