VAMPYR: Terror en la duermevela

VAMPYR: Terror en la duermevela

He aquí la experiencia fantástica del joven Allan Gray, absorto en estudios de demonología y tradiciones vampíricas. Su interés por las ideas locas de siglos pasados le convirtió en un soñador y un fantaseador perdido en la frontera entre lo real y lo sobrenatural‘. Así se presenta Vampyr, una de las películas más fascinantes de la historia del cine que ahora se estrena en España por primera vez en DVD, en una espectacular edición para coleccionistas.

Vampyr es la décima película (la primera sonora, aunque prácticamente no utiliza diálogos) del director danés Carl Theodor Dreyer, filmada cuatro años después de La Pasión de Juana de Arco, una de las cumbres del cine (mudo). Junto a Nosferatu de F.W. Murnau (1922) y Dracula de Tod Browning (1931), constituyen una especie de Santísima Trinidad Vampírica que todo aficionado que se precie debería conocer. Sin embargo, Vampyr no es un film de terror al uso. Es cierto que su argumento está vagamente inspirado en un libro de relatos de misterio de un autor clásico del género, el irlandés Sheridan Le Fanu. Dreyer picoteó aquí y allá de su obra In a glass darkly, principalmente de su cuento más famoso: Carmilla. Pero no hay más que compararla con la película de Browning, rodada casi al mismo tiempo y adscrita plenamente al clasicismo formal, para ver que el carácter experimental de la obra de Dreyer diluye los lugares comunes de las películas de vampiros y la encuadra en terrenos más inhóspitos para los espectadores acomodados.

 
Tal y como se avisa en el texto introductorio, Vampyr es una película que, al igual que su protagonista Allan Gray, se mueve entre lo real y lo sobrenatural, y entre la consciencia y la ensoñación. El joven Gray es un mero espectador de los misteriosos acontecimientos que ocurren a su alrededor: un pretexto para que Dreyer lo siga, moviendo su cámara con fluidez, recorriendo los distintos escenarios (la posada, la fábrica, el castillo), introduciendo a los diversos personajes, explicando una historia cargada de simbolismos mortuorios (el retrato del hostal, el emblema del ángel, el barquero y la guadaña, el enterrador,…), montando acciones paralelas y secuencias cuyo significado se escapa en los primeros visionados. Al igual que Gray, el espectador se sumerge en una aventura confusa, en la que la relación causa-efecto deja de establecerse de una manera evidente.

Y es que todo en Vampyr resulta nebuloso, empezando por el propio estilo visual, descubierto por accidente por Dreyer y su director de fotografía, Rudolph Maté. A la cualidad difusa de la luz, se le añaden los planos filmados a través de neblinas, polvo o cristales semiopacos, técnicas y filtros naturales o artificiales que difuminan sutilmente la noción de realidad y otorgan una textura de sueño al material fílmico. Lo mismo vale para la utilización de las sombras como motivo recurrente, indicador del mundo intangible, ajeno a las leyes de la lógica, en el que transcurre parcialmente la película. El velo de irrealidad hace a Gray (y al espectador) cuestionarse en cada momento qué es lo que está viendo y, en ocasiones, le impide comprenderlo, dejándolo alucinado. Sin embargo no se trata de una película críptica ‘a la escandinava’, sino que más bien desprende un hermetismo ‘abierto’, que posibilita la libre interpretación. En Vampyr se abren muchos interrogantes que quedan sin respuesta.

 

Dreyer, director considerado lento hasta por los franceses, aplicó a Vampyr un estilo rabiosamente moderno, utilizando el travelling, la composición y los cambios de punto de vista con maestría. Dejó momentos claves para la historia del celuloide, como el entierro en primera persona, imitado hasta la saciedad en el cine posterior. El cineasta danés fue el primero en invitar al espectador a su propio funeral, en dejarle escuchar el siniestro sonido de los tornillos que agujerean la tapa del ataúd que se cierra ante sus ojos, en mostrarle el camino que conduce del velatorio al cementerio. Años después, el mismo Dreyer rompería de nuevo las convenciones, haciendo resucitar a un personaje en Ordet. Pero esa es otra historia, que debe ser contada en otra ocasión.

La edición de Vampyr en DVD presentada por Versus Entertainment incluye dos versiones restauradas de la película en alemán (con distintos grados de ‘limpieza’ y alteración de la imagen original), un par de documentales sobre el director (uno de ellos elaborado por Eric Rohmer, contando con la impagable presencia de Anna Karina) y escenas eliminadas que eleva la duración de los extras a casi 100 minutos. Además, el cofre contiene un libro de 107 páginas con textos sobre el director danés. Todo ello, envuelto en un elegante pack al más puro estilo Criterion. Vampyr merecía una edición así, un caramelo para cinéfilos. Felicitamos a Versus por ella y esperamos que lleguen muchas más como ésta.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.