Doraemon – Stand By Me: nostalgia y despedida

[xrr rating=4.5/5]

Los que andamos algo metidos en el mundo del manganime, hace tiempo que esperábamos que llegara esta nueva y tan especial película de Doraemon. No es que sea nada nuevo que se le dedique una película al gato cósmico, de hecho es ya toda una tradición de los cines japoneses. Pero salta a la vista que «Stand by me» tiene una naturaleza distinta. La primera diferencia es más que evidente, la técnica de animación no es la habitual del personaje, pero aún así, lo que sigue distinguiendo esta película de las tradicionales es su contenido más que su forma.

Aunque pueda parecer una locura, «Stand by me» me ha parecido más una película dirigida a un público ya crecidito y que vio la serie de Doraemon hace ya unos cuantos años, que para niños (aunque también les pueda gustar). La película se ha presentado como la despedida de este robot venido del futuro, y lo que se ha hecho es dibujar el ciclo vital entero de esta extensa obra (que algunos ya no saben ni donde empieza ni donde acaba, debido a sus múltiples versiones y reinvenciones). Aquí nos cuentan el origen y también el final, un repaso de hora y media de todo lo que representa Doraemon. Nos contarán como uno de los descendientes de Nobita llega del futuro con su compañero robot, para conseguir hacer feliz a Nobita, y así mejorar la situación paupérrima en la que viven en el futuro los nietos de sus nietos. Doraemon, que considera a Nobita un auténtico inútil, se resistirá a hacerlo, pero le programarán para que solo pueda volver una vez haya conseguido el objetivo (y cuando lo haya hecho, estará obligado a regresar).

El objetivo será conseguir que Nobita acabe conquistando el corazón de Shizuka, y para ello deberán intentar hacer que el gafotas se convierta en un hombre de provecho. Ahí entrarán los objetos que sacará Doraemon de su bolsillo mágico, y que darán pie a repasar algunas escenas típicas de los episodios del anime televisivo (en plan «let’s do a montage»), pero por supuesto la eterna lección que el Nobita televisivo parece incapaz de aprender: que a pesar de todas las ayudas que pueda darle Doraemon, si realmente quiere hacer las cosas bien, tendrá que hacerlo a base de esfuerzo (algo que algunos columnistas de periódico han sido incapaces de entender). Si esto terminara aquí, sí que estaríamos ante un episodio más de la versión televisiva, pero la película se pone más interesante cuando Nobita viaja hacia el futuro. Aterrorizado por la posibilidad de que su destino no termine siendo el que espera, intentará remediar todo aquello que su yo futuro pueda estropear. De esta forma conoceremos a las versiones adultas de todos los personajes de la serie, y es probablemente aquí cuando la cinta empieza a tocar la fibra del espectador más crecidito, sobretodo por algunos emotivos discursos (ojo a las lagrimillas de los papás o futuros papás, con el «speech» del padre de Shizuka).

Por cierto, para aquellos que vean la versión en español, las voces del Nobita y Shizuka adultos corren a cargo de los mediáticos Alaska y Mario. Y aunque un servidor fue a ver la versión en catalán (con las voces de toda la vida – gracias), las opiniones respecto a las capacidades de doblador de Mario Vaquerizo no son precisamente positivas. Aunque es un buen truco publicitario para que se hable de la película, se le hace un flaco favor a la película en sí (por suerte, sale poco). Otro de los escollos a sortear de «Stand by me» es el trauma que les supone a algunos ver como el diseño habitual de los personajes ha cambiado para la animación 3D, pero hay que decir que, teniendo en cuenta que las personalidades de todos los personajes han quedado intactas, es fácil olvidarse de ello. De todos modos, no habría venido mal algo más de presupuesto para hacer un animación más acorde con las grandes producciones de nuestros tiempos.

He oído ya a varias personas criticar lo sentimental y lacrimógena que es la película, pero no se puede decir que no nos hayan advertido, la promoción de la misma ya habla de una despedida, y en el cartel original aparece Doraemon llorando. Pero es que lo que plantea «Stand by me» al espectador es un viaje de la niñez a la madurez, un viaje en el que se verán reflejados todos aquellos que empezaron a ver Doraemon cuando llegó a nuestras pantallas hace ya varios lustros. Y quizás algunos no tenéis corazón, pero si uno echa la vista atrás, contempla todas las dificultades que se le puedan haber presentado en la vida, de todo lo perdido y lo ganado, de los desafíos superados y los fallidos, creo que es difícil no emocionarse. Dejar de ser un niño no es fácil, de hecho, uno podría pensar que cada vez lo es menos, así que una película como Doraemon es como una especie de catársis, que viene a certificar ese punto y aparte, ese nuevo tomo en el manga de nuestras vidas.

Lo mejor: recuperar todo lo bueno de Doraemon y darle, por fin, una buena despedida. Si en algún momento de tu vida has seguido las aventuras de Nobita y Doraemon, no te la pierdas.

Lo peor: la animación, aunque no es deficiente, podría haber sido algo mejor.

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.