El dictador: La sombra de Borat es muy alargada

[xrr rating=4/5]

El cómico inglés Sacha Baron Cohen vuelve a la gran pantalla después de haber llevado al cine los tres personajes de su programa del Reino Unido Da Ali G Show (2000). Primero fue el rapero faltón Ali G -el cuál lamentablemente dobló Gomaespuma en Ali G anda suelto (2002)-, seguido del modelo gay Brüno y por último el personaje más conocido gracias a la brillante comedia Borat: Lecciones culturales de América para beneficio de la gloriosa nación de Kazajistán (2006). En esta ocasión abandona el formato de falso documental para contar la historia del dictador Aladeen.

Rico en petróleo y bastante aislado, el estado norteafricano de Wadiya lleva siendo gobernado por el vehementemente anti-occidental Aladeen desde que éste tenía seis años, cuando fue nombrado Líder Supremo tras la desafortunada muerte de su padre, muerto por desgracia en un accidente de caza, alcanzado por 97 balas y una granada de mano. Desde que accedió al poder absoluto, el consejero de más confianza de Aladeen es su tío Tamir (SIR BEN KINGSLEY), quien ejerce de Jefe de la Policía Secreta, Jefe de Seguridad y Proveedor de Mujeres.

Por desgracia para Aladeen y sus consejeros, el muy vilipendiado Occidente ha comenzado a meter las narices en los asuntos de Wadiya, y las Naciones Unidas han sancionado repetidas veces al país en la última década, pero el Dictador no va a consentir que un inspector del Consejo de Seguridad entre en sus instalaciones secretas de armamento… ¿es que acaso no saben lo que quiere decir «secreto»? Pero después de que un intento de asesinarle le cueste la vida a otro de los acólitos del Líder Supremo, Tamir convence a Aladeen de que vaya a Nueva York a solucionar la cuestión de las Naciones Unidas.

Y así, el general Aladeen, Tamir y su séquito llegan a Nueva York donde no son muy bien recibidos, pues la ciudad está repleta de exiliados de Wadiya cuyo mayor deseo es ver a su país libre del despótico régimen de Aladeen. Pero en la Tierra de la Libertad, a Aladeen le esperan muchas más cosas que unos cuantos expatriados furiosos y algunas sanciones indeseadas (¡e injustificadas!).

El humor de Sacha Baron Cohen se puede tildar de grosero, faltón y escatológico, pero no se le puede negar la acidez que esconde detrás. En El Dictador (2012) Cohen vuelve a vestirse con su mejor vis cómica para lanzar dardos envenenados sobre la política asiática y estadounidense. Y para ello construye uno de sus mejores personajes y le priva de todo lo que tiene para perderlo por las calles de Nueva York junto a Anna Faris y Ben Kingsley.

Así pues, nos encontramos ante una gran comedia, muy corrosiva y faltona -todo lo que sale de la boca del dictador Aladeen es ofensivo-, más pulida y bien estructurada que Brüno (2009) pero menos redonda que Borat (2006).

 

Lo mejor: El humor ácido e irreverente del conjunto. Y el speech final del protagonista.

Lo peor: Que el trailer desvelara algunos de los mejores gags.

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.