Expediente Warren: The conjuring. Terror del bueno. Por fin

[xrr rating=4.5/5]

Hace ya bastante que el cine nos ha confundido. Hemos designado como cine de terror al cine de sustos. Hace ya bastante que hemos dejado el miedo de lado, las El exorcista, Al final de la escalera, El resplandor, Poltergeist… Todas esas pelis que basaban su éxito en tener que recordarlas noche tras noche mientras te consumía un cierto miedo. Ahora nos cebamos con películas con mucha sangre, o con grandes dosis de decibelios. Películas que se sustentan en el saltar de la butaca, en el escalofrío y en el olvidarte de ellas una vez has salido de la sala.

Pero hará un par o tres de años apareció por el festival de Sitges un simpático director, llamado James Wan, que tras petarlo con Saw nos presentaba Insidious, su personal homenaje a todas esas películas de los 80, en especial Poltergeist.

Debo confesar que pese a que la primera mitad de Insidious me pareció sublime, la segunda se perdía en su rocambolesco humor absurdo, que tanto necesitan estas películas, pero que tan dificil es de moderar, y te hacía olvidar bastante el terror que lentamente se havia poderado de tu cuerpo. ¿Pero por qué desistir? ¿Por qué dejar de lado algo que sabes ue funciona y tan solo debes afinar?

Y aqui entra The conjuring (Expediente Warren para los amigos de traducciones ACME S.A.). Una película típica, con fantasmas, exorcismos, brujas, niños vivos, niños muertos, muñecos terroríficos, armarios intrigantes, sótanos secretos, viejas espantosas, curas, policías incrédulos, videntes sensitivas… En resumen, un sinfin de temas old style envuelto en un halo old style.

Una película que mantiene un ritmo perfecto, con cambios de dirección cuando los necesita, sin excesivas paranoias bruscas y con sustos cocidos a fuego lento, de los buenos, mezclando el buen hacer de los técnicos de sonido (especial atención a verla en el cine, con un sonido bueno: te temblará el cuerpo en más de una ocasión), y un temor que te va carcomiendo y te va dejando a merced de lo que (aunque seguramente aciertes) inevitablemente pasará en el transcurso del metraje.

James Wan ama las películas de terror con las que crecimos. Y se nota. Todo aquello que podía hacerte dudar en Insidious ha sido refinado y ahora encaja a la perfección. El humor, mostrado en momentos clave de la película, te hace sentir como si bajaras una pequeña pendiente en bici, descansar y afrontar con más fuerza la subida que tienes por delante. Los sustos mostrados a diferentes ritmos, in crescendo en la primera mitad, desiguales y desconcertantes en la segunda. El elenco de actores, con las niñas por las que sufres, con los expertos que se hacen respetar, y con los padres a los que compadeces.

Todo esto, como ya he dicho, en un esquema de sobras conocido. Con un trasfondo, aunque basado en hechos reales, trillado y con un guión basado en tópicos. Pero oye: Que bien llevado.

Un aplauso para James Wan, su atrevimiento y por traernos, de nuevo, el terror que cala hondo.

Ahora tumbado en la cama, ya de noche y con las piernas aún flojillas, me dispongo a dormir.
Pero antes, mirararé debajo de la cama y aseguraré el armario. Por si acaso.

20130718-235949.jpg

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.