Los juegos del hambre

[xrr rating=3/5]Cada año en las ruinas de lo que era una vez América del Norte, el Capitolio de la nación de Panem obliga a cada uno de sus doce distritos a enviar a un chico y a una chica adolescente a competir en los Juegos del Hambre. Se trata de un castigo por un levantamiento que tuvo lugar en el pasado y una táctica de intimidación gubernamental continuada. Es un acontecimiento retransmitido por televisión en todo el país en el que los “Tributos” deben luchar entre sí hasta que sólo puede quedar uno. Katniss Everdeen (Jennifer Lawrence), de dieciséis años de edad, se presenta voluntaria en lugar de su hermana para participar en los juegos. Si Katniss quiere regresar a casa, deberá tomar decisiones imposibles en la arena en las que tendrá que contraponer la supervivencia a la humanidad, y la vida al amor.

La premisa de la adaptación de sagas literarias que han cosechado un enorme éxito, ya se torna favorablemente como una fuerte técnica en las oficinas de Hollywood. Y justo ahora que las salas de cine se quedan sin Harry Potter o Crepúsculo, la industria más cotizada del séptimo arte aviva todas sus esperanzas en The Hunger Games, y no es para menos. Para empezar y alejándonos de toda clase de comparaciones, que como ya sabemos, nunca fueron buenas. La cinta de Gary Ross no es semejante a ninguna de estas sagas citadas anteriormente, por mucho que se empeñen. ‘Los Juegos del Hambre’ llegan llenos de vida y dando una nueva y grande bocanada de aire fresco a todo ese target afín al género.

Si bien se trata de un filme en el que la lucha por la supervivencia es el leitmotiv de la historia, las peleas y los momentos clave de la cinta que le dan más fuerza, más de una vez carecen de una filmación más estricta y precisa. Incluso durante los primeros cinco minutos de película el movimiento de cámara llevará a más de uno a marearse. Aún así, Los Juegos del hambre no se librará de cosechar un enorme éxito, durante y después de su momento en taquilla. Conseguirá, seguramente, crear expectación y dejar al público con ganas de más.

En general, el conjunto consigue entretener y mucho. El entorno resulta atractivo –desde el no tan futurista distrito 12 hasta el Capitolio (este último sobre todo)-. La fuerza de la BSO aumenta la grandeza de algunas de las escenas más sorprendentes. El modo a lo reality show en el que se tornan Los Juegos del Hambre da todavía mayor expectación. Una historia de amor, más que previsible, entre Katniss y Peeta reemplazará el lugar que antaño ocuparon la joven mortal y el vampiro. Y por supuesto, Jenniffer Lawrence, quien con un honroso esfuerzo logra sostener todo el peso de la película, eclipsará en más de una ocasión a sus compañeros de reparto.

Y es que a pesar de no tener nada del otro mundo, The Hunger Games gusta y se gusta y eso se nota. Entretiene, da vida y hace un alto llamamiento a todo los amantes del género de ciencia-ficción.

Lo mejor: Jenniffer Lawrence y su arco.

Lo peor: El final está claro.

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.