MOON: «HALLO SPACEBOY»

Alunizó en la luna de Sitges y se llevó: Mejor película, mejor guión, mejor actor (Sam Rockwell) y mejor diseño de producción.
Hallo Duncan Jones, tu padre (David Bowie) puede estar orgulloso de ti, tu primera misión con tan sólo 5 millones de dólares y ya has conquistado la luna de Sitges en su 42 Festival Internacional de Cine Fantástico.

Visto lo visto, podemos estar deacuerdo, Moon ,estrenada ya en enero de 2009 en el Festival de Sundance recibió muy buenas críticas y no es para menos. Estamos ante una revisión del cine de ciencia-ficción de los 70 y 80 con una nueva generación de jóvenes directores que comienzan a salir hacia ese espacio exterior, que es la conquista del cine digital.

El otro día hablabamos de Neill Blomkamp con su también ópera prima Distrito 9, y hoy descubrimos otra grata sorpresa: Duncan Jones con Moon, ciencia ficción indie, como él mismo ha definido.  Para mí es ciencia ficción de la denominada clásica sin necesidad de Starship troopers ,Independence Day o Armagedones, aunque ése es otro género denominado space opera, cuya madre galáctica sigue siendo Star Wars y nada tiene que ver con lo que hemos visto.

 

Duncan Jones, ha crecido con toda una serie de películas que ya han definido el imaginario colectivo que se tiene del futuro en el espacio. Aunque las previsiones temporales se han ido quedando cortas:Kubrick en el 2001, Blade Runner en el 2019, las proféticas temáticas de los años setenta sí parecen estar de actualidad: superpoblación, (Soylent Green), clonación (Mundo futuro), y el cambio climático (Naves Silenciosas).

El guión de Moon está basado en un libro científico llamado Entering Space donde su autor, un conocido ingeniero astronáutico, Robert Zubrin expone cómo colonizar el espacio exterior no sólo técnicamente sino desde la órbita del sistema capitalista de explotación. De ahí, que la primera secuencia del film es una sucesión de planos sobre el empobrecimiento de la Tierra y su necesidad de producir energía alternativa (Helio-3) ; el tema del agotamiento de los recursos naturales comienza a ser algo más que aquella ciencia ficción que veíamos tan lejana en films viejunos como Soylent Green (Cuando el Destino nos Alcance, 1973 ) para convertirse en algo más que en Una Verdad Incómoda ,documental sobre el cambio climático del exvicepresidente americano Al Gore.

Moon a nivel estético tiene dos referencias claras: una es Alien: el octavo pasajero(1979) esa maravilla con la que se encontró Ridley Scott hace 30 años, se dice pronto, donde Duncan Jones echa mano otra vez de Bill Pearson, creador ahora de las maquetas de la base lunar y de los vehículos ; y la segunda es 2001:Una odisea del espacio para los interiores del módulo lunar, con ese blanco aséptico, ensuciado y salpicado en los 80 con minerías más sangrientas como la de Atmósfera Cero (Peter Hyams, 1981).

La escena en la que el protagonista (Sam Rockwel) está cuidando de las plantas ,nos remite a Naves Misteriosas( 1971) de Douglas Trumbull ,la escena de vuelta a la Tierra llena de colores y distorsión del sonido a 2001: Una odisea del Espacio (1968) de Kubrick, el interior del módulo lunar es el Nostromo de Alien (1979) de Ridley Scott, y las apariciones espectrales al remake de Solaris (2002) de Steven Soderbergh.

Pero la película tiene identidad propia con una actuación muy creíble en el complicado ejercicio interpretativo que le supone siempre a un actor el duplicarse en una misma escena y así durante casi 90′ ,pues el protagonista se ve clonado. A todo esto hay que añadir, ya comentadas la excelencias del diseño de producción, pese a no jugársela repitiendo modelos pasados (hasta el traje espacial es el que llevaba la teniente Ripley), la notable BSO del compositor habitual de Darren Aronofsky, el británico Clint Mansell muy en la línea de su primera partitura π (1998), volviendo a inquietarnos, apuntando más que subrayando ,repitiendo el tema principal tocado con un solo piano en un score muy sencillo e intimista acorde con la película.  

Sólo como espectadores de butacas enganchadas a la platea del planeta Tierra hemos podido tocar un monolito en el espacio, sobrevivir en atmósfera cero, llegar a Gattaca o volver una y otra vez a la Luna de Georges Méliès o de Fritz Lang ; sólo como espectadores curiosos podremos caminar por esta nueva luna, más blanca, más pequeña, pero con más caras, las que se ven y las que no podemos tocar…Hallo Spaceboy! Don’t you wanna be free?


 

 

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.