Sitges’09: The House of the Devil

Este festival de Sitges nos ha regalado, por momentos, una regresión a nuestros queridos años 80. Una década prodigiosa hasta en lo cutre. Años de calentadores y minifaldas de cuero, de Airgamboys, Casios y Olivettis, Spectrums, cintas de casette, teléfonos Góndola, Frigodedos y Bucaneros. Años de gestación de auténticos clásicos contemporáneos. Pero no me refiero a una vuelta a los 80 mediante las retrospectivas dedicadas a Pesadilla en Elm Street (Wes Craven, 1984) o a Los Cazafantasmas (Ivan Reitman, 1984). No, no, el viaje en el tiempo ha sido gracias a una modesta producción de 2009: The House of the Devil, dirigida, escrita y montada por el estadounidense Ti West (The Roost, Trigger Man) .

The House of The Devil cuenta la mínima historia de Sam (Jocelin Donahue), una universitaria necesitada de pasta gansa que se presta como canguro en la casa de los misteriosos Mr. y Mrs. Ulman (Tom Noonan y Mary Woronov). La joven recibirá 400 dólares por una única noche en la que tendrá que vigilar a…la abuela de la familia (Danielle Noe).

Una premisa sencilla, un escenario principal, pocos personajes. El reparto funciona: la debutante Donahue cumple con creces en su primer papel de protagonista. Noonan ( Heat, Robocop 2) y Woronov (que debutó en el mundo de la farándula como bailarina en el Exploding Plastic Inevitable de Andy Warhol y la Velvet Underground !) son perfectos para interpretar a esa especie de matrimonio Addams versión maligna.

La película es un homenaje, en el espíritu y en la forma, al cine de terror ochentero (y de mediados y finales de los 70, para ser más precisos). Es cierto que su referente temático más claro, La Semilla del Diablo (Roman Polansky, 1968) es anterior, pero la idea de familia de pirados que habita en una casa perdida en el campo ya estaba en La matanza de Texas (Tobe Hooper, 1974) y la babysitter que las pasa canutas durante una maldita noche infernal nos recuerda a La Noche de Halloween (John Carpenter, 1978). En fin, la flor y nata del terror norteamericano sirven de inspiración a West para su cuarto largometraje.

Para que quede clara su militancia, West aplica el estilo 80’s en todos los aspectos del film: primero sitúa la historia en esa década. Después la reconstruye con minuciosidad merced a un diseño de producción notable en la recuperación de vehículos, vestuario, gadgets (ese pedazo de walkman !), a los recursos  técnicos (la tipografía de los títulos de crédito, la fotografía) y los artísticos (la banda sonora). El resultado es una película que cumple con su cometido, pese a su aspecto de telefilme, su deslavazado final y su carácter algo previsible.

West comete el error de añadir un pequeño texto justo al comienzo del film, dando pie a que el espectador se huela por donde vendrán los tiros. Una lástima, porque después el director se toma todo el tiempo del mundo para desarrollar los dos primeros actos, sobre todo el segundo, cuando Sam se desenvuelve por la enigmática mansión y todavía no sabemos (aunque intuimos, por culpa también de un plano incomprensiblemente insertado que anticipa la solución del misterio) qué mal anida en ella. El suspense y los sustos se alternan a la perfección hasta llegar a un desenlace atropellado que dejó al público algo frío. Hasta entonces habíamos disfrutado de una película con carisma y sin pretensiones, de buen cine de serie B que rescata el espíritu de noche de VHS, cinta de terror y palomitas.

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.