The Beatles: Eight Days a Week – la beatlemanía sigue viva

[xrr rating=4.5/5]

Para los que como yo tenemos unos padres que vivieron de lleno la «beatlemanía» en los años sesenta, The Beatles son una auténtica institución musical, un referente obligado, y queramos o no, conocemos la mayor parte de sus grandes éxitos. Son un monstruo de la cultura Pop que pocos han podido superar (si es que lo ha conseguido alguien). Hay artistas que pueden haberles superado en ventas, pero el impacto cultural que tuvieron a nivel global es probablemente único; The Beatles rompieron todos los moldes. ¿Las nuevas generaciones son conscientes que la cultura Pop no sería la misma de no ser por ellos? ¿Son conscientes que parte del teatro fan, los chillidos y desmayos no son nada nuevo, y que si alguien volvía loco de atar a su público, estos eran The Beatles? Pues si no lo son, quizás sería bueno que aprovechen estos únicos 8 días que tienen para vivir la experiencia y aprender tres o cuatro cosillas sobre la historia del Pop.

Un nuevo documental de The Beatles, con imágenes inéditas, que además incluye una actuación completa remasterizada, es sin duda algo que puede llamar la atención de cualquiera con un mínimo interés por la cultura popular, pero si además el director es el oscarizado Ron Howard, todo se multiplica. Estamos muy acostumbrados a ver documentales sobre grupos de música, son un género en si mismo, pero no todos los días son dirigidos por directores de tanto renombre. El documental lleva, entre sus varios subtítulos, «the touring years», y hay que dejar claro que este trabajo se centra en explicar lo acontecido entre 1962 y 1966, los años en los que The Beatles salieron de gira, dando 166 conciertos en 15 países y 90 ciudades diferentes.

No es un documental sobre «los orígenes», o sobre como Yoko Ono se cargó al grupo (y quizás este documental puede dirigir o repartir las culpas de forma distinta), aquí se nos cuenta la historia de cuatro chicos que empiezan a hacerse famosos, salen a conocer el mundo, se dejan querer y maravillar por toda la fama, y como al cabo de unos pocos años, terminan hartos de tanto paripé y deciden dejar para siempre las actuaciones en directo. Es también una ventana abierta al proceso de creación de un monstruo de la música Pop, veremos centenares de niñas gritando histéricas, llorando o perdiendo el conocimiento en sus conciertos o aparaciones mediáticas, pero más allá de todo el circo, también habrá algún momento para entender mejor a los cuatro chicos que había detrás de la imagen de The Beatles. Por desgracia, solo tenemos a dos miembros supervivientes (Paul y Ringo) que pueden contar la historia desde una perspectiva más actual, y las declaraciones de George y Lennon son lógicamente de archivo. Esto hace que ese retrato más personal quede algo limitado.

Lo cierto es que donde más se deja notar la mano de Ron Howard quizás sea en todo lo referente a las visitas de The Beatles a EEUU. Es ahí donde el director más se ha recreado a la hora de poner en contexto sus actuaciones, se habla de JFK, de las luchas por los derechos civiles, etc. En definitiva, una muestra del «ombliguismo» habitual norteamericano, que puede estar muy bien para explicar la historia de The Beatles a los estadounidenses, pero que quizás flojea cuando se trata de explicar el grupo en el contexto británico o europeo. En definitiva, más que notar la dirección del oscarizado Howard, lo que se nota en el documental es que lo ha hecho un «ciudadano americano», respecto a todo lo demás, no deja de ser un clásico documental sobre un grupo de música (y esto último no es una crítica). Otra de las aportaciones del toque hollywoodiense son dos de las entrevistadas, por supuesto norteamericanas, que ilustran la llegada de The Beatles a EEUU. Por un lado, tenemos a Whoopi Goldberg, que aporta ese interesante punto de vista de persona negra fan de The Beatles, y también a Sigourney Weaver, a la que incluso veremos filmada en uno de esos conciertos (que probablemente es el único motivo por el cual aparece entrevistada, ¡pero no nos quejaremos por ello!)

Para los fans de The Beatles (me incluyo), «Eight days a week» es de obligado visionado y de disfrute asegurado, pero eso no es nada que sorprenda a nadie. Lo interesante de este documental es lo que decíamos al principio, es una oportunidad para las nuevas generaciones de conocer mejor a The Beatles, ese grupo que seguro que han escuchado alguna vez, pero del que probablemente apenas saben nada. Es también un fabuloso documento para el estudio de la cultura popular, y por ello puede interesar a cualquiera, ni siquiera necesitas ser fan del grupo.

Haciendo honor al título de la canción, el documental solo se podrá ver durante ocho días en las salas de cine (a partir de hoy, día 15, que además tendrá conexión con la alfombra roja de Londres). Y quizás algunos ya sepáis que inmediatamente después estará en Netflix, pero lo que no podréis ver a través de la plataforma online son esos 30 minutos del concierto en el Shea Stadium de New York, con imagen restaurada y sonido remasterizado. Es la actuación completa, una de las más multitudinarias (56.000 personas), y aseguran que no se podrá ver en otro sitio. No dejéis pasar la oportunidad.

Lo mejor: una magnífica forma de entender el fenómeno Pop de The Beatles.

Lo peor: Ron Howard barre demasiado para casa, el mundo es más grande que EEUU.

[movie title=»The Beatles: Eight Days a Week – The Touring Years» poster=»medium» meta=»director|runtime|release_date|genres|actors|overview» details=»rating|media»]

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.