Godzilla, el tamaño no importa

Godzilla, el tamaño no importa

Rating: ★★☆☆☆ 

Soy de los que durante años y años ha insultado y maldecido a Roland Emmerich por ese fallido intento de llevar a Gojira (sí, Gojira) a Hollywood, y cuando se anunció que iba a haber un nuevo intento empecé a temblar. Pero a medida que se iban viendo imágenes promocionales, que se anunciaba a Gareth Edwards como director, y finalmente los espectaculares tráilers que llevaron el hype a cotas insospechadas, empecé a tener esperanza. Todo apuntaba a que Edwards, al parecer fan de la saga, iba realmente a inspirarse en el Gojira de toda la vida, el original, el de la Toho, y no iba a perpetrar el delito de darle el nombre de Godzilla a un extra de Jurassic Park. Y es que hoy en día, muchas de las películas de franquicias con las que estamos alucinando en el cine, están hechas precisamente por fans, por gente que siente un respeto por sus fuentes originales. De hecho, Edwards fue a Japón a reunirse con las gente de la Toho, para pedirles su aprobación en la creación de la película que iba a celebrar el 60 aniversario del Rey de los Monstruos.

En esa linea, podemos confirmar que la nueva Godzilla muestra un respeto por el original que en la cinta de Emmerich era prácticamente inexistente. Ya en los créditos iniciales nos encontramos con un montaje veloz, lleno de imágenes antiguas que nos recuerdan a la época del film original y una música al más puro estilo Akira Ifukube, elementos que te ponen a tono. Que la película empiece en Japón es también otro punto a favor, y esas escenas de Bryan Cranston y Juliette Binoche te llevan inmediatamente a pensar Steven Spielberg, una de las influencias que ha citado el propio Gareth Edwards, y como veremos más adelante, muy mal llevada al final.

Es realmente habitual que en las películas japonesas de kaiju eiga (las de monstruos gigantes), la trama se tome su tiempo antes de mostrar al monstruo por primera vez, y esto es algo que también sucede en Godzilla. Pero Edwards cita películas como Tiburón, Alien o Jurassic Park como principales influencias en cuanto a las estrategias para presentar al monstruo. Al director le gustaba la idea de hacerlo muy poco a poco, dando ahora una pista por aquí, otra por allí, el uso del sonido como recurso para darle al espectador una idea de lo descomunal del monstruo sin realmente mostrarlo, y otros planos que solo sugieren la sorpresa que llegará muy avanzada la película. Así se huye de otras producciones actuales en las que todas las cartas están encima de la mesa en seguida, y al final todo se vuelve repetitivo y ya no hay espacio para la sorpresa. Pero uno de los grandes problemas de la película es precisamente ese abuso reiterado de la sutileza. Y es que Edwards primero no muestra sus cartas, simplemente deja que se intuyan en algún momento, y cuando finalmente las enseña todas, vuelve a esconderlas; y eso no tiene sentido alguno. Una vez se ha revelado la imagen del monstruo, e incluso le has visto en acción (aunque sea muy poco), no veo qué aporta volver a esos planos en los que solo se muestra un pie, o la cola, o alguna pequeña parte del cuerpo, e incluso se sigue insistiendo una y otra vez en el recurso del sonido. Ahora que ya se cual es la amenaza, ¡quiero ver como los dos monstruos se meten de hostias sin parar! Pero no, el director prefiere esos planos subjetivos de los aterrados humanos, que solo consiguen echar un fugaz vistazo a la acción. Incluso hay una escena de una puerta que se cierra ante la batalla de los dos monstruos que, si bien en el tráiler quedaba espectacular, en la película es un coitus interruptus en toda regla, precisamente porque la acción, la batalla, al final sabe a poco.

De hecho, todo el misterio alrededor de los monstruos ayuda a Edwards a jugar con las expectativas del espectador, en una serie de engaños que al final le acaban pasando factura. Y es que esa forma de manipular, y el trato que se le da al “otro monstruo”, consiguen que Godzilla acabe pareciendo un personaje secundario, incluso por detrás de estos “M.U.T.O.” con los que termina luchando. Y es que aquí, Godzilla no da la sensación en casi ningún momento de ser una amenaza para la humanidad, sino que es  una mera arma en contra de esos bichos malos de verdad. Cierto es que en la saga original Godzilla acaba tomando ese papel, pero siempre ha mantenido esa imagen de antihéroe, de monstruo incomprendido, una fuerza de la naturaleza que se puede descontrolar en cualquier momento. En la nueva versión, aunque intentan presentarle como una amenaza, termina siendo demasiado rápido y con demasiada facilidad, el salvador de la humanidad (¿de verdad existe un conflicto entre lo que propone el mando militar y el grupo científico?).

Pero esa poca habilidad a la hora de decidirse por el foco de atención no solo atañe a los monstruos, ya que pasa prácticamente lo mismo con los humanos. Esa trama familiar, que parece tener una relación más o menos sólida con la trama monstruosa, desaparece de forma precipitada y extraña, para pasarle todo el protagonismo a Aaron Taylor-Johnson (Kick Ass), que no acaba nunca de convencer como personaje principal, ni él ni su historia más que trillada, y que además termina con un final bastante estúpido. Y no me refiero a la previsible escena de amor con beso final inclusive, sino a su “gran momento” de la película, que acaba en nada. Después está Ken Watanabe, uno de los supuestos protagonistas de la historia, cuya aportación principal es la de mostrar cara de asombro cada vez que pasa algo. A todo esto se le puede añadir la enfermera y el niño, con nula capacidad para generar empatía, un mando militar con cero carisma, y quizás algún otro personaje del que debo haberme olvidado alegremente.

Como decía al principio, a diferencia de la cinta de Emmerich, Gareth Edwards ha hecho todo lo posible para que el fan de la saga original de Gojira no se sienta ofendido, y seguramente lo habrá conseguido. Pero no es suficiente con hacer que el monstruo se parezca, ni con meter cuatro referencias a Japón (que pierden casi toda su validez cuando los monstruos luchan en medio del barrio CHINO de San Francisco).El Kaiju Eiga, incluso cuando se intenta llevar a terrenos más serios, requiere ese punto de diversión y fantasía que brilla por su ausencia en esta película. Uno debería terminar de verla y salir de la sala con unas ganas locas de comprar las figuras de los monstruos; y aunque será difícil que ocurra, por la falta de carisma de este Godzilla, seguro que cualquier niño sería capaz de crear batallas más apasionantes y originales jugando en su habitación. Gareth Edwards se ha esforzado tanto en darle a Godzilla ese halo divino y misterioso, ha querido ser tan sutil, que al final casi se olvida de incluir al Rey de los Monstruos en la película. Por supuesto que encontraréis alguna escena espectacular (visualmente), y en algún momento se atisban las buenas intenciones de sus creadores, pero esta debería ser una película excitante, que al llegar al clímax te mantenga pegado a la butaca y con los ojos abiertos como platos. El problema es que después de 90 minutos de aburrimiento supino, la (tímida) acción del final te pilla bostezando y deseando salir de la sala para volver a casa y ver el Blu-Ray de Pacific Rim. Eh, e incluso le dan ganas a uno de revisionar la de Emmerich, por aquello de: “más vale loco conocido, que sabio por conocer”. Nos hemos encontrado al Godzilla más grande de sus 60 años de historia, pero quizás con una de sus historias más pequeñas.

Lo mejor: las escenas del tráiler, y las puedes ver gratis.

Lo peor: el papel casi secundario de Godzilla.

Related posts

Revenge #Sitges2017

Revenge #Sitges2017

Feminismo extremo y sangriento

The ritual #Sitges2017

The ritual #Sitges2017

Un blair witch sectario ambientado en suecia

La piel fría #Sitges2017

La piel fría #Sitges2017

La soledad, lo remoto y las bestias

2 Comments

  1. EIKYO 14 May, 2014
    Responder

    Secundamos todas y cada una de tus palabras y sin haber visto la cinta de Emmerich. Solo un pero, Pacific Rim tampoco nos gustó. Un saludo!

  2. Trackback: Sitges 2016: Shin Gojira (Godzilla Resurgence)

Leave a comment

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.