Robocop: lo humano permanece

Robocop: lo humano permanece

Rating: ★★★★☆ 

Confieso, como creo la mayoría, que iba con pocas expectativas. Para los que nos marcó tanto la película de Paul Verhoeven de 1987 se hacía difícil que esta nueva versión se acercara siquiera a las sensaciones que te dejaba el original. El film de Verhoeven era violento, oscuro, descarnado, con una de las escenas más brutales que uno recuerda, retratando un futuro poco halagüeño y muy factible en lo social y tecnológico. La revisión que hace el brasileño José Padilha (responsable de la saga Tropa de élite) no sólo no desmerece de la del holandés, sino que la enriquece, en parte manteniendo la esencia del original, en parte desmarcándose de ella y aportando nuevos caminos. Como si reivindicaran sus procedencias, una era más nórdica, la actual es más racial.

images

El nuevo Robocop se acerca más al cine de superhéroe y de reflexión de diversos aspectos que al de género policíaco-futurista. Padilha y los cuatro que firman el guión han sabido coger los imprescindibles ingredientes principales (el uso de escenas de noticiario y reporterismo, la trama familiar…) y añadir o resaltar otros con absoluto acierto. Es la misma historia pero contada de diferente manera, adaptada a los tiempos tanto, que el 2028 que retrata el film se nos antoja ya actualidad, presente. Y es que en lo que profundiza el film (debate máquina-humano, gestión de la violencia por parte del estado, uso de los medios de comunicación y el marketing, ética y límites médicos, poder corporativo e influencia en las esferas políticas…) son debates candentes hoy en día y que Padilha nos muestra sin distraer ni mermar la esencia de entretenimiento y acción. Se mete en muchos berenjenales y sale no sólo airoso de todos, sino que logra hacer el puzzle completo y lo que muestra además es armónico, crea debate y reflexión pero sin privarte de tu dosis de adrenalina.

La única pata que podría cojear un poco es la pobreza general y previsibilidad del argumento, en parte por ya conocida, pero en parte por la decisión, acertada a mi entender al final, de centrarse en el cómo y por qué y no en el qué. De hecho, las estructura es circular y no lineal. La gran mayoría del film se ocupa del proceso de creación de Robocop, de las causas y consecuencias, a través de las cuales ves de manera clara los males de los tiempos actuales. La destrucción de lo humano es fruto de la corrupción policial y la creación de su yo-máquina es fruto no de la preservación de la vida sino de intereses económico-políticos, de producto estrella para influenciar a la opinión pública y así derogar la ley del congreso que les impide poder lanzar al mercado americano policías-robot, sólo válidos en la política exterior norteamericana. Como voz pública en favor de ello, un inmenso Samuel L. Jackson que se come la pantalla en sus apariciones en pro de la grandeza de América y que aboga por un país robotizado, libre de delincuencia y bajas policiales; al frente de la corporación que fabrica los drones y que sueña con ese mercado, otro insuperable Michael Keaton, que mueve los hilos para lograr el negocio del siglo.

Todo ello conforma la carcasa de intereses pero el meollo del asunto es el factor humano en todas sus vertientes, perfectos en sus papeles tanto Joel Kinnaman (agente Murphy-Robocop) como Gary Oldman, el médico y biomecánico que «crea» a Robocop y sufre un continuo dilema moral sobre lo que hace (lo mecánico sobre lo humano) y a quién se lo hace (lo humano sobre lo mecánico), con continuas y nada chirriantes reminiscencias al mito de Frankenstein, por cierto. Hasta qué punto se puede manipular o anular la conciencia, el yo, cómo la química prevalece pero en circunstancias extremas el cerebro se readapta y rompe cualquier esquema, expresado magistralmente en el rostro de seguridad científica y a la vez sorpresa continua por lo ignoto de su camino que muestra Gary Oldman. Murphy no quiere vivir porque ya no es él, ha perdido casi todo su cuerpo. Sin embargo lo sigue siendo hasta el punto de que intentan que sólo sea una máquina sin sentimientos. Ni toda la tecnología y química lo consigue. El yo profundo que es la mente frente al yo completo y social mente-cuerpo.

Ahora diréis: todo esto está muy bien pero dónde queda la acción, lo épico. Pues a buen recaudo y dosificado en su justa medida, sin dejar a nadie indiferente o con ganas de más. Reiterar que no es un film eminentemente de acción, de violencia, futurista o policíaco. Padilha se aleja en ese aspecto de Verhoeven y se hace un favor a si mismo y al holandés, porque ambos salen ganando y mantendrán sus personalidades pase lo que pase, como la mente de Murphy aunque esté dentro de un exoesqueleto, pudiendo disfrutar de ambas en virtud de lo que querían mostrar y de la época en la que se realizaron. Así sí tiene sentido hacer remakes. Robocop no murió; larga vida al nuevo Robocop.

Lo mejor: un elenco de actores que se nota creen en lo que han hecho y los nuevos caminos y reflexiones que muestra.

Lo peor: la trama policial simple y previsible pero sacrificable a tenor del conjunto.

Estreno: 14 de Febrero.

Publicaciones relacionadas

El Viaje de Chihiro (2001)

El Viaje de Chihiro (2001)


El Viaje de Chihiro (2001)

La siguiente parada entre las películas del Studio Ghibli es probablemente la película más conocida del estudio. “El viaje de Chihiro” se estrenó en 2001 bajo la dirección de Hayao Miyazaki. La película ha cosechado un gran éxito tanto en Japón como internacionalmente habiendo recibidos...

Apollo 11

Apollo 11


Apollo 11

El día que nos visiten los alienígenas y nos pidan el curriculum, nos vamos a ver algo apurados. “Vemos que han estado bastante atareados los últimos 70.000 años... ¿Pero si tuvieran que elegir solo una cosa, qué destacarían ustedes en su vida laboral?” Tal vez la respuesta sea este documental...

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)


Studio Ghibli en Netflix: La tumba de las luciérnagas (1988)

Continuando con nuestro especial dedicado al Studio Ghibli, llegamos a “La tumba de las luciérnagas, película estrenada en 1988 basada en una historia corta homónima del autor Akiyuki Nosaka. Fue la primera película del estudio dirigida por Isao Takahata y ha sido objeto de dos remakes en live...

Deja un comentario

¿Persona o Replicante? * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.