Brooklyn: clasicismo y nostalgia

[xrr rating=4/5]

Los Oscars de este año rezuman cine clásico, desde ‘Carol’ hasta ‘El Renacido’ o ‘Mad Max’, si me apuras. ‘Brooklyn’ también estará en los Oscar y también es un exponente de la nueva ola de cine clásico que ha retornado, curiosamente, aunque imagino que como contrapunto, a las otras grandes olas del hiperrealismo y la fantasía, tan antagónicas en temática como complementarias en efectos visuales.

‘Brooklyn’, basada en la novela homónima del irlandés Colm Tóibín, narra la historia tantas veces contada de una joven irlandesa a la que el pueblo se le queda pequeño y le buscan un porvenir en la Nueva York de los 50. Cuando todo parece irle sobre ruedas, debe volver a casa. No es conveniente desvelar más argumento, no por su originalidad, sino para preservar la magia de una historia que por mucho que se cuente siempre emociona, eso sí, si se hace con la elegancia y el clasicismo que muestra el director también irlandés John Crowley, premiado en los Bafta y que cuenta en su currículo con títulos igualmente aclamados por la crítica como ‘Intermission’.

75486

La clave de la película es el trabajo espléndido de la actriz Saoirse Ronan y del resto del reparto para transmitir como lo hacen los sentimientos y motivaciones. Historias reales de un mundo real contadas según los cánones del cine clásico. Parece fácil pero no lo es. El rostro igualmente nostálgico y atemporal de la actriz que sorprendió hace unos años en ‘The Lovely Bones’ de Peter Jackson nos conduce a unos caminos y rincones que todos hemos transitado: el amor, la nostalgia de tu tierra, el asqueo de lo convencional y las habladurías, la progresión intelectual, las dudas estar allí o aquí, el deseo frente a la obligación…

‘Brooklyn’ sabe mostrar a la perfección tanto el ambiente irlandés como el neoyorquino de la época. El retrato natal es más realista que el que John Ford rodó en ‘El hombre tranquilo’, pero con muchos lugares comunes y donde la protagonista se debate entre el habitual amor-odio que impregna a muchos emigrantes, sopesado entre lo que tu tierra ofrece y debería ofrecer. Ahí radica el climax del devenir dramático de la película, perfecto para ahondar en la psicología femenina y sus contradicciones en ese marco histórico y temporal, con toques de comedia sutiles y engarzados, cuyos diálogos nos recuerdan esas comedias ligeras del cine clásico.

Estamos ante un film que te deja un sabor de boca parecido al cine de antaño, por lo que cumple su misión con creces. Cine de calidad, sencillo aparentemente pero complejo en la exposición de algo tan importante como las vidas de millones de emigrantes, los amores de millones de personas. Peripecias con las que te puedes sentir identificado incluso hoy en día. Cine veraz y de emociones, no de pensar, de abrir nuevos caminos o de explorar otros complejos. Ese otro cine más puro, sutil. Clasicismo en pleno siglo XXI.

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.