El Gran Hotel Budapest: divertimento clásico

[xrr rating=3.5/5]

Ralph Fiennes, Edward Norton, Willem Dafoe, Jude Law, Owen Wilson, Bill Murray, Adrien Brody, Jeff Goldblum, F. Murray Abraham… Como buena película coral el reparto es de lujo. Su director, Wes Anderson (Rushmore, Viaje a Darjeeling, Moonrise Kingdom…), es fan del cine de los años 30 en general y de Lubitsch en particular. Por eso su última película bebe tanto de las fuentes de Gran Hotel (1932) como de la obra del genio alemán. El Gran Hotel Budapest es en parte un homenaje a ese cine pero con personalidad propia. Sólo el elenco de estrellas es denominador común entre ambas obras. El resto, por mucho que veamos paralelismo, es diferente, aunque se mantengan las premisas del fino humor, diálogos delirantes, persecuciones y continuas idas y venidas, siempre a un ritmo frenético que te retrotrae también al cine mudo.

Budapest-Wes-Anderson-habitacion-libre_TINIMA20131219_0527_5

Película pretendidamente europea, el director tejano Wes Anderson confirma ser un autor más cercano a esta orilla en sus planteamientos y forma de hacer cine, demostrado sobradamente a lo largo de su filmografía. El Gran Hotel Budapest es también eso: un nostálgico homenaje no sólo a ese cine, sino a una época (los años 30 de preguerra) que refleja en principio del fin de unos tiempos que perderán definitivamente la poca inocencia y elegancia que aún mantenían. Con reminiscencias también de Meliès, el último film del norteamericano rezuma clasicismo por los cuatro costados. La historia parece lo de menos. Las formas, texturas, pomposos diálogos, encuadres, atrezzo… son la esencia pretendida, además, no por debilidad de fondo sino por fortaleza formal.

Sin duda entre tanta estrella destaca la interpretación de Ralph Fiennes como el refinado y verborréico conserje del hotel y la perfecta y cómica simbiosis que hace con el mozo recién llegado al que da vida el debutante Saoirse Ronan. La interrelación maestro-pupilo recuerda a las grandes parejas cómicas del cine clásico e incluso se atisban modos de Quijote-Sancho. Sus aventuras, con complots, persecuciones, historia de amor entre mozo y pastelera, asesinatos y tragicomedia carcelaria, se mueven con soltura entre el vodevil y lo folletinesco, con un virtuosismo técnico que lejos de empalagar se muestra como herramienta necesaria para contar lo que se quiere y sobre todo cómo se quiere.

Wes Anderson demuestra que no ha perdido frescura ni originalidad en su obra. Sigue reconocible pero sorprendiendo al mismo tiempo con una película tan nostálgica como divertida, de unos tiempos pasados que quizá fueron mejores y de un cine que es pasado pero presente gracias a directores como él.

Lo mejor: la dirección artística y los personajes, paródicos en su justa medida.

Lo peor: el argumento tiende a ser demasiado pueril y previsible.

Estreno: 21 de Marzo.

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.