Lost River: almas sumergidas

[xrr rating=2.5/5]

lost-river

Tan frecuente está siendo el paso de actores al otro lado de la cámara como la expectación que había con este debut en concreto. Ryan Gosling, estrella desde niño gracias al Mickey Mouse Club, convertido en actor habitual de proyectos independientes e icono gracias a ‘Drive’, tiene el cartel y la libertad para emprender lo que quiera. Y así ha sido, para bien y para mal.

‘Lost River’ ha sido vilipendiada por la mayoría de la crítica, es la realidad. Pretende, como en muchas óperas primas, tocar tantos palos, gustar tanto a la crítica y dejar sin palabras al público, que se ve desbordado por momentos. Sin embargo, a servidor no le ha parecido el despropósito que apuntan algunos ni la vacua afectación que denuncian otros. El riesgo de este film, de lo que cuenta y de cómo lo cuenta, era alto y será mejor por tanto medir el reto con la medida de un debut más que con las ambiciosas pretensiones.

Hay, eso sí, varias cosas indudables en lo negativo: al guión (firmado por el mismo Gosling) le falta enjundia y fuerza, sus influencias y referencias (sí, has acertado: Nicolas Winding Refn y David Lynch) son demasiado obvias y miméticas; su ritmo y dirección, irregular. Sin embargo, uno encuentra una progresiva mejora a medida que avanza el metraje, alguna escena inquietante bien resuelta y una atmósfera irreal que aporta más que lastra, eso sí, si te metes en este «mundo Lost River» con todas consecuencias.

¿Qué es ese mundo? Pues el de un pueblo abandonado a su suerte, en destrucción física, moral y económica, orilla ahora de un embalse (llamado como el título del film) que ha sumergido poblaciones colindantes y que sirve de obvia metáfora de los igualmente sumergidos deseos, sueños y expectativas de los lugareños. Emergerán, como habréis adivinado si seguís la «lógica» metafórica, represalias, frustraciones e intentos de purificación, de cambio y de búsqueda de futuro. Y sí, como tanto se ha criticado, entre planos ampulosos, manejo igualmente metafórico del color, toques oníricos, canciones decadentes, personajes extraños y oscuros…, en definitiva, de primero de manual de película de autor independiente, raro y con pretensiones elevadas.

Pero no, no quiero como la mayoría perderme en este río de desaprobación y navegaré contracorriente diciendo una vez más que a Ryan Gosling le falta mucho y que no pasará a la historia por tener una de las mejores óperas primas, pero el riesgo y la dificultad del jardín en el que él mismo se metió bien merece una esperanzada espera de su segundo trabajo como director. Eso sí, no le perdono haber desaprovechado el papel que interpreta Barbara Steele, musa del terror gótico británico e italiano de los 60.

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.