Drive

Poster de la película "Drive"
© 2011 Bold Films − All right reserved.

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

DRIVE

[xrr rating=4/5] “Los últimos serán los primeros”, y si no que se lo pregunten al fenómeno ‘Drive, que llega a nuestras pantallas el último día de estrenos de este año 2011. Un largometraje fantásticamente dirigido por Nicolas Winding Renf.

Hay que decir que la película ya levantaba cierto halo de expectación, ya sea por lo alabada que ha sido por la crítica, o por su tráiler, donde ya se nos vaticina esa clase de películas con las que hay que abrir la cartera y dejarse parte de los ahorros en acudir al cine. Hossein Amini ha sido el encargado de adaptar la novela de James Sallis –cuyo título es el mismo- de una forma más que sobresaliente a la gran pantalla.

Toda la película gira en torno a la vida de Driver (Ryan Gosling) sus emociones, sus sentimientos –que cada vez irán saliendo más a la luz-, etc. Driver es un personaje, cuanto menos, misterioso, tímido e introvertido. Lo que lleva a causar gran expectación según se sucede la película. Él es un conductor especialista, de cine por el día y conductor para fugas por la noche. No importa el trabajo que desempeñe, ni a que hora, Driver siempre se siente a gusto detrás del volante. Shanon (Bryan Cranston) es el mentor de Driver y a la vez su jefe. Desde que Shanon fijó sus ojos en el talento de Driver al volante, no ha cesado ni un solo momento en buscarle directores de cine y televisión para sus películas o criminales que necesitaban al mejor conductor para sus fugas, llevándose una comisión en ambos casos. Pero cuando aparece Irene (Carey Mulligan) el mundo de Driver da un giro de 180º. Y todo cambia.

Como un puzle que se encaja a la perfección, la película podría dividirse en tres partes que se solapan perfectamente.

En la primera –como en la mayoría de las historias- tiene lugar la presentación de los personajes. Driver, Irene y Shanon son, quizás, los más llamativos de este arrancar de la película. El diálogo de ésta parte podría escribirse en unas pocas páginas del guion. La velocidad también transcurre con lentitud. Por lo que a veces puede que llegue a pecar de pesadez y escenas demasiada largas, faltas de diálogo. Pero este pequeño hándicap no quita que la expectación e incluso el ansia por el devenir de la película

La segunda parte empezaría desde que aparece Standard Gabriel (Oscar Isaac). Cuando este personaje entra en juego, la tensión va aumentando más rápidamente, al igual que la velocidad de la película. Los sentimientos y las emociones de Driver empiezan a salir cada vez más a la luz. Así, tras esta segunda parte, donde tiene lugar el climax de la película, llegará la tercera y última.

El desenlace del film transcurre con toda la acción que la película ya llevaba incrementando desde su empiece. Una serie de escenas escabrosas –al más puro estilo Tarantino- nos llevarán hasta el punto y final.

Buen guion, escenas bien conseguidas y música ochentera tan lograda que consigue situarnos décadas atrás. Pero el mérito de ‘Drive’ también tiene lugar en el extraordinario elenco de actores que lo forman. Un genuino reparto, donde más del 50% del merecimiento reside en Ryan Gosling.

Con la soberbia interpretación de Gosling durante toda la película no sería de extrañar que fuera uno de los postulantes a la estatuilla dorada. Tanto es así, que su “compañera de viaje”, Carey Mulligan, se queda en algunos casos en segundo plano. Por lo que en muchas ocasiones se echa de menos una mayor compenetración entre ambos personajes.

En definitiva, una película muy bien hecha, con buena trama y un protagonista que deja con ganas de más.

Dinos tu opinión!

0 0