Sitges 2014: Día 6. Annabelle

[xrr rating=»3.25/5″]

Me encanta cuando vas al festival de Sitges a ver una película que bien sabes que es mala, pero que a la vez te puede entretener y no será, por poner algún ejemplo, alguna paranoia fumada de Godard (programado justo antes) ni una película de vampiros iranianos en blanco y negro.

Sabemos, tanto tu como yo, que Annabelle no llegará al nivel de The Conjuring. Primero, porque el director no es James Wan, y segundo porque es imposible que una muñeca sola se equipare a la montaña rusa que constituia la primera.

Pues bien, Annabelle ha llegado a Sitges. O mejor dicho: las Annabelles, la muñeca (original imaginamos porque no te dejaban ni acercarte) y la actriz principal, Annabelle Wallis. Eso sí, acompañados del guionista, Gary Dauberman, que por momentos creímos que solo era el tío que llevaba la muñeca.

Momento WTF cuando en la red carpet, llegados en uno de los coches oficiales del festival, la gente se ha abalanzado sobre la muñeca, rodeándola de flashes y halagos, mientras que la guapa actriz quedaba sola y desamparada enmedio de todo el percal.
Segundo momento WTF cuando la actriz ha rechazado en dos ocasiones, tanto en el photocall como en la presentación dentro de la sala, coger la muñeca. Quizás ha acabado un poco tocada con el tema.

Bien, empieza la película. Ah no, ojo: trailer sorpresa de Interestellar, a pantallaca, que se lleva los aplausos de todo el gentío que llena el Auditori. Pero ya, ahora sí.

Venimos de noche tras haber leído el feedback del pase de la mañana. Un feedback mayoritariamente negativo, en el que se ha silvado e incluso abuchada la película en su final. Eso sí, tanto tenía detractores, como tambien tenía sus fans, que entre tanto borullo se preguntaban que había pasado con el público típico del festival. Ese público que disfruta de películas de terror y de sustos. Ese público que ha sido substituido por el gafapastismo y el modernikismo que ama las películas filosóficas y se toca con las metáforas y alegorías.

Annabelle no es mala. Cumple. Será el festival, será el sonido, o será lo que sea, pero tanto yo como los asistentes a mi alrededor nos hemos llevado las manos a los ojos en más de una ocasión, hemos metido más de un bote de la butaca e incluso (lo más complicado) hemos pasado miedo en algún momento.

Bien es cierto que la muñeca, a parte de dar miedo por si sola, pierde el protagonismo en gran parte de la película. Bien es cierto que los sustos son de esos «sonoros» que seguramente en casa no hagan su efecto (aviso a piratillas). Y bien es cierto que el final es bastante regulero, cosa por otro lado bastante previsible.

¡Pero qué coño! Escenas como la del sótano o el sufrimiento de ver una mujer embarazada pillar por todos lados e incluso los largos planos de tensión con Annabelle monopolizando la pantalla para mi ya valen su entrada.

Típica y poco desarrollada, pero (ojo) efectiva.

Nos vamos con un buen sabor de boca, y con un poco de mal cuerpo. Será que nos hemos acercado demasiado a Annabelle, que poca coña pero recordemos que está basada en un caso real.

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.