Snowden o el triunfo de los ideales

Poster de la película "Snowden"
© 2016 Endgame Entertainment − All right reserved.

trailer-de-snowden-dirigida-por-oliver-stone-y-protagonizada-por-joseph-gordon-levitt_landscape

Ya en 2014 pudimos disfrutar del magnífico documental (ganador del Oscar en su categoría) sobre Edward Snowden y la red de vigilancia mundial: ‘Citizenfour’. Era de esperar que no tardara en rodarse una película sobre el personaje y sus revelaciones, al igual que ha ocurrido con el otro gran “destapador” de las cloacas americanas: Julian Assange y su Wikileaks. Y qué mejor director que uno de los “enfant terrible” del cine americano y de mayor activismo político: Oliver Stone. Vietnam, Fidel Castro, Bush, Nixon, Wall Street, el 11-S, Larry Flynn, el magnicidio de Kennedy… La historia más oscura o alternativa de Estados Unidos ha sido diseccionada, denunciada y elogiada respectivamente con pasión por el director neoyorquino.

‘Snowden’ es el último pero seguro no definitivo capítulo de la parte de su filmografía como crónica del pasado reciente y del presente norteamericano. Fiel a su estilo, por otro lado perfecto para esta historia, desgrana los antecedentes, la trama y el desenlace de un ex marine y agente de la CIA y la NSA en un hotel de Hong Kong en junio de 2013 y con una documentalista y periodistas de The Guardian como testigos y cronistas. Joseph Gordon-Levitt, que el año pasado se metía en la piel del funámbulo francés Philippe Petit en ‘El Desafío’, ahora vuelve a encarnar un héroe de su tiempo, muy alejados de los antaño, entre bits y organismos gubernamentales en este caso.

El eficaz y rotundo comienzo del film te lleva con un ritmo que podría parecer impropio de lo que está narrando. Sin embargo logra sin problemas atraparte en la historia y comprender perfectamente los modos y motivaciones de la tupida red de espionaje, las tribulaciones de Snowden (entre el patriotismo, la a veces inocencia de que el sistema se autorregulará y la paulatina convicción de que ni él ni el gobierno hacen lo correcto). Su evolución de soldado americano convencido del papel hegemónico de Estados Unidos a agente pseudotraidor de los valores y objetivos que otrora defendía tiene sus consecuencias en su vida personal. Ambos planos los maneja Stone con igual acierto y le sirve además para amplificar su habitual intención denunciadora, sin edulcorar o idealizar al protagonista, que muestra sin ambajes sus contradicciones y defectos.

‘Snowden’ es por tanto una peli de espías, algo de biopic y un alegato en pos de la libertad y el derecho a la intimidad, que te deja una vez más (como ocurriera por ejemplo con ‘Enemigo Público’) estupefacto con lo vulnerables que somos; una muesca más en la pared de deudas con su país y las deudas que su país tiene con el mundo, sobria más que emocionante pero bastante fiel a la realidad. Aunque el final se alarga quizá innecesariamente, el film consigue aunar calidad, denuncia, reflexión e intensidad, con el “toque Stone” que a veces puede cargar pero otras encaja como un guante con lo que pide la historia; es el caso, y aunque pienses que es una lucha inútil y una batalla perdida que además acaba en casi nada, te deja el regusto de que siempre habrá esperanza gracias a hombres y actitudes como la de Snowden. Ahora, desde Rusia y con amor (su novia le siguió en su exilio) contemplará el nuevo alegato de Oliver Stone del que también, como veréis, fue partícipe.

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.