Bienvenidos al fin del mundo: entre pintas y aliens

[xrr rating=3.5/5]

La mezcla de géneros puede resultarles a muchos un síntoma de falta de ideas en el cine actual, pero todo debe evolucionar. Al fin y al cabo el cine es entretenimiento y al margen de gustos más o menos clásicos o más o menos frikis, las películas deben llegar y/o entretener. Bienvenidos al fin del mundo consigue siempre entretener y a ratos llegar. En los últimos años ha surgido un subgénero que mezcla la comedia con la ciencia-ficción y este film está llamado a ser uno de sus mejores exponentes. Confieso que soy fan de la ciencia-ficción y de la comedia británica, así que esta maravillosa y «seria» gamberrada cubre casi toda expectativa.

Edgar Wright, director de esta mezcla de pub-movie y versión británica de El pueblo de los malditos, se vuelve a aliar, como ya ocurriera en Shaun of the Dead, con el actor Simon Pegg para crear otra divertida mezcla con el toque de escuela BBC donde Wright dio sus primeros pasos. Junto a ellos, un reparto británico estelar, incluida una divertida aparición de Pierce Brosnan en un papel que puede recordar en parte al de Mars Attacks de Burton, otra obra cumbre de la «comedia alien».

El título del film se refiere a la taberna final donde acabaría el recorrido otrora no conseguido, la «misión» de tomar cervezas en cada uno de los 12 pubs de un pequeño pueblo a las afueras de Londres. La Taberna del Fin del Mundo es la meta para unos amigos ya en la cuarentena que han perdido contacto debido a sus obligaciones laborales y familiares. Todos han madurado menos el protagonista, un Peter Pan que se niega a dejar de ser libre y joven de espíritu y que vuelve a unir a sus colegas para repetir esa noche de juerga adolescente y acabar lo que en su día empezaron. Lo que comienza siendo una divertida comedia sobre la crisis de los 40 se va tornando en una lucha contra los invasores que han tomado los cuerpos y las conciencias de los lugareños. Intentarán someter a esta pandilla pero su resistencia será numantina.

Con estas premisas, las lecturas son obvias pero sin caer en el tópico en el caso de la crisis de los 40, o lo ridículo en el caso de la vertiente digamos galáctica. El pub final comienza siendo una meta aparentemente banal de cierre a una noche alcohólica y de hermandad, pero acabará siendo un destino para el futuro del planeta. En ese recorrido, los protagonistas irán mostrando sus miedos y frustraciones, sus asignaturas pendientes y su coraje en pos de algo que merece la pena, de la lucha y de la conservación de la identidad, con sus defectos y virtudes.

Bienvenidos al fin del mundo satisface por tanto las expectativas tanto de humor y retrato de una generación, como de fantasía y aventura en la vertiente alienígena. Ambas vías discurren paralelas con tanto acierto como cuando se acaban uniendo finalmente en una divertida reflexión existencia y un final a la altura. Un título más que recomendable, que salvo algún momento de exceso escénico y de histrionismo por parte de Simon Pegg, te entretiene, divierte y emociona a partes iguales. Lo cotidiano y lo heroico, lo ridículo y lo sublime se fusionan con acierto para poner otro granito de arena en eso tantas veces llevado al cine de intentar comprender quiénes somos y qué buscamos.

 

Dinos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.